jueves, 17 de julio de 2008

Unidad II Gnoseología: El criticismo: Kant

El criticismo: Kant

El alemán Immanuel Kant (1724 - 1804) es uno de los filósofos más importantes de todos los tiempos. Sus contribuciones a los temas rela­cionados con el problema del conocimiento han influido notablemente en la filosofía contemporánea.
Su postura ha sido denominada "criticismo" debido a su propuesta de realizar una "crítica de la razón". Esta crítica no consiste en desestimar a la razón como facultad de conocimiento, sino en evaluar pormenorizadamente (SIG describir minuciosamente) sus posibilidades y límites.
Para Kant "el conocimiento comienza con la experiencia pero no se origina en ella". Esta distinción entre "comienzo" y "origen" es muy im­portante para comprender su filosofía.
Kant responde a Descartes y a Hume, reconociendo sus aportes y cri­ticando sus posiciones. Está de acuerdo con Hume en que no existen ideas innatas. No hay en nuestra razón contenidos que sean "a priori". Pe­ro no es cierta la afirmación de los empiristas de que la mente es como un "papel en blanco".
Si la mente fuese un papel en blanco, el sujeto recibiría un caos de impresiones y no podría armar con ello una experiencia. Lo que llamamos experiencia no es equivalente a la recepción pasiva de impresiones sino que supone un cierto orden y algún sentido. Percibir colores, formas, tex­turas, olores, no configura por sí mismo una experiencia. Es el sujeto el que ordena lo que le viene dado a través de los sentidos. ¿Cómo logra or­denar esas impresiones? Su razón es la que permite este armado. La ra­zón no posee ideas innatas pero posee estructuras a priori en las que las impresiones se organizan.
Es el sujeto cognoscente el que ubica las impresiones espacio-temporalmente. Que las impresiones aparezcan como sucesivas en el tiempo (antes-después) y ubicadas espacialmente (en frente-al costado-arriba-abajo) es resultado de la actividad del sujeto. Conocer no es equivalente a una recepción pasiva de impresiones ni a un mero análisis de ¡deas que ya están en nosotros. Conocer es el resultado de la relación entre impresiones que provienen de la realidad y estructuras de la razón que son aportadas por el sujeto.
Las impresiones son el estímulo indispensable para que la facul­tad de conocer (que es propia de la razón) se ponga en actividad El sujeto cognoscente no se limita a recibir impresiones sino que aporta un conjunto de formas a priori que moldean la experiencia. Las impresiones proporcionan la materia del conocimiento, la razón proporciona la forma en la que estas impresiones se insertar Por esto, Kant afirma que las impresiones sin las formas de la razón son ciegas, y las formas de la razón sin las impresiones son vacías.

Fuente: Schujman Gustavo. “Filosofía”, Ed Aique, Buenos Aires, 2007.


1 comentario:

mariela escaño dijo...

¿Qué criticas realiza Kant al racionalismo de Descartes y al empirismo de Hume?
¿Qué rescata de ambas posturas?