viernes, 11 de julio de 2008

Unidad I Introducción a la filosofía: Platón

De Platón a Matrix:

Sobre la realidad: construcción, simulación y engaño
"Bienvenidos al desierto de lo real", Jean Baudrillard, Simulacros y simulación; Morfeo, The Matrix.

Hasta aquí, hemos venido pensando en las formas posibles para acceder al conocimiento, en los recorridos que transitamos para acceder a la verdad, en los diversos modos del razonamiento. En este último capítulo, indagaremos en la rea­lidad, en las formas en que leemos, nos representamos e, incluso, adherimos a algo que interpretamos como la realidad. Y nos detendremos en el cine y en los medios. En el cine, a partir de dos películas: Matrix (1999, Larry y Andy Wachowski) y El show de Truman (1998, Peter Weir), que recomendamos que vean antes de iniciar la lectura de los artículos que siguen.
Tanto el cine como los medios son instrumentos, formas de expresión propios de nuestra época. De ahí que, a través de ellos, nos sea posible indagar en aque­llo que se entiende, se muestra, se construye como realidad a los ojos del espec­tador, del lector. En relación con las películas propuestas, hemos seleccionado dos films que, a su vez, tematizan esta problemática, esto es, la ponen en escena y, a través del relato, reflexionan sobre ella. Y el recorrido, en este caso, nos obliga a volver a Platón, a la alegoría de la caverna, para repensar cuestiones que ya el filósofo griego había planteado, pero ahora en el marco de nuestra cultura contemporánea. La caverna se ha transfor­mado en un cine, en una pantalla de televisión, en un mundo virtual.

"Platón en el cine" por Luis Dib (Prof de Filosofía, I.S.F.D Nº21 "Dr Ricardo Rojas")

Hace más de dos mil años, Platón, en aquel memorable texto de la República, comparaba a la condición humana con prisioneros en una caverna. Estos, desde su nacimiento estaban encadenados obligados a mirar el fondo de la caverna, donde veían sombras o escuchaban ecos de voces, y naturalmente tomaban esto como la realidad. Leída esta alegoría desde nuestra época, la situación se parece a un cine o a un grupo de personas viendo televisión. Curiosamente se está obser­vando que muchos filmes han tomado como tema central cuestiones que Platón ha planteado en la famosa alegoría. Dicho de otra manera, la alegoría de la caver­na se asemeja al cine actual, y parte del cine actual se parece a la alegoría.


Películas como The Matrix (1999, Larry y Andy Wachowski) o The Truman Show (1998, Peter Weir), por nombrar las más conocidas, han planteado que la realidad puede ser disfrazada, simulada, por lo tanto, oculta a los ojos de quienes tienen el poder de advertir el engaño. Esta temática se actualiza debido a algunos desafíos que surgen en nuestra cultura tecnológica. Por un lado, la posibilidad que poseen las nuevas tecnologías para crear nuevas realidades o para simular la rea Por otro, el poder omnímodo de los medios de comunicación, para manipular o al menos distorsionar la realidad.
The Matrix plantea un futuro en el cual la humanidad está controlada por una máquina que mantiene a todos los seres humanos viviendo, desde su nacimiento en un mundo virtual. La realidad cotidiana es una construcción hecha por computadora (la Matrix) que somete como esclavos a la humanidad. Hay sólo un pequeño grupo de liberados que combate contra ese poder tecnológico.
La realidad tal cual la entendemos no existe. Es un engaño, una distorsión de la verdad. “¿Nunca te preguntaste si las cosas son tal como te parecen?”, dice Morfeo, uno de los personajes de The Matrix.
Hay una cierta complicidad que nuestro espíritu parece tener con la falsedad esto colabora a esta lejanía con la realidad. Parece que no podemos soportar la realidad tal como es, pero sí podemos arreglárnosla con las apariencias. Lo cual en algunas circunstancias puede ser hasta conveniente. Cuando Platón hace decir a Sócrates que ningún hombre que haya conocido la realidad tal como es de ninguna manera envidiaría su anterior condición, está poniendo un imperativo que surge de su humanidad, la búsqueda de la verdad. Pero este deseo, tan puede ser obnubilado. Platón de alguna manera vio que también otros hombres encuentran bastante dura la verdad, por lo cual prefieren las comodidades y beneficios de las apariencias. Vivir en la ficción, en la simulación, en la actitud del no querer ver, puede llegar a tener sus gratificaciones.
En The Matrix uno de los personajes, que pertenece al grupo que ha sido liberado de su sueño virtual, se queja de la comida que tiene que comer en el refugio de los rebeldes, piensa que en la matrix, aunque la realidad sea simulada, la vida puede ser mejor, incluso no importa tanto si las sensaciones son reales o virtuales. El querer ver la verdadera realidad, entonces, es una decisión existencial exige esfuerzo, a la verdad se llega por un camino escarpado, a la falsedad es necesario deslizarse como por un tobogán.


 Fuente: Sociedad, ciencia y cultura contemporánea, Editorial Eudeba, Bs. As, 2007, Pág. 36-37.

  • Videos sobre Platón realizados por alumnos de la EESN°10 "16 de septiembre" ciclo lectivo 2014 ("Mi Barrio", Moreno, Pcia de Buenos Aires) 

Alumnos: Zabala, Toscanelli, Sena, Lange, Delgado y Baez.


Alumnos: Vazquez, Amaya, Surbete, Fernandez y Garcia.

Alumnos:  Riquelme, Venditti, Azamor y Rojas.


3 comentarios:

mariela escaño dijo...

¿En que sentido se afirma que The Matrix tematiza la alegoría de la caverna de Platón?

Anónimo dijo...

muy acertada la respuesta, bajo mi parecer, en la filmacion esta tematizada en la idea proyectada hacia el espectador que el muno en el cual vivmos es una sombra es una imagen o una proyeccion, en este caso de la realidad, pero uno no es consciente de que existe otra "realidad"... es medio complejo pero es relajante... ja! en fin muy bien en utilizar la comparacion con the matrix y the truman show! felicitaciones por el blog! fuerza y que siga asi! saludos

Anónimo dijo...

Porque se subraya , en el articulo, ese rasgo de encierro "desde su nacimiento"? ¿como afecta ese rasgo a la mirada que cada uno puede tener sobre el mundo?